octubre 16, 2013

ORACLE 12.c – Un buen primer paso, pero una base de datos podría (y debería) ser mucho más

By Vijay Vijayasankar
Mi introducción a SQL consistió en aprender Oracle 8.x, allá por 1996 o 1997. Desde entonces oigo hablar de Larry Ellison. Es interesante que esa fue también la época en que oí hablar por primera vez de Hasso Plattner. Hasta ese momento, sólo sabía que cinco ingenieros de IBM eran los fundadores de SAP. Tengo un profundo respeto por estos dos caballeros: tienen mucho en común, a pesar de tener personalidades tan diferentes. Por supuesto, sólo conozco personalmente a Hasso, no a Larry. Después de haber trabajado tantos años en IBM, también tengo el mayor de los respetos por los ingenieros e investigadores del área de bases de datos que trabajan allí.
Cuando SAP entró en serio al mercado de las bases de datos con HANA, lo primero que pensé fue que era una idea malísima. La base de datos es la parte más complicada del stack de los clientes. También recordé que el equipo de ventas de IBM me había enseñado que si uno controla los niveles inferiores del stack del cliente (tales como el hardware, el sistema operativo y el middleware), uno controla la cuenta de ese cliente para siempre. Lo que no sabía en ese momento era que el plan de SAP no consistía en ser un proveedor más de bases de datos, sino en generar un cambio fundamental en el funcionamiento de las bases de datos. No se trata de un mero cambio de ventas o marketing; hace falta un nivel de desarrollo e ingeniería extremadamente sofisticado. Quedé tan convencido del potencial de SAP para lograr ese cambio en el mercado, que aposté mi sustento diario en este proyecto.